viernes, 30 de marzo de 2007

Autos locos

Como ejercicio para proponer el nuevo plan de tránsito y transporte, me senté en un rincón de la ciudad, adopté el rol de espectador y me puse a observar como la capital es invadida, en forma constante, por millones de automóviles enfurecidos por conquistar algún espacio encantado u olvidado. Enseguida creí estar mirando una gigantesca pantalla de televisión, la cual trasmitía los dibujos animados de los autos locos. Una sensación de agobio, abrumados por autos con vida propia, que van y vienen con sus respectivos conductores, cada cual interpretando un personaje diferente de aquella famosa serie de Hanna–Barbera, producen una sensación de aceleramiento, locura y hastío que desestabiliza la vida de cualquier ciudad. "Y allí van de nuevo…" la carrera se inicia muy temprano y la variedad de autos se repiten una y mil veces hasta colmar la ciudad. Los autos locos sólo compiten por conseguir el éxito de llegar primero o encontrar algún espacio donde depositar el vehículo. Por eso creo que es muy importante desalentar el uso egoista de los automóviles y que cada vez existan menos hombres y mujeres interpretando el papel de Pierre Nodoyuna.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No estaria mal, en el marco de desalentar el uso del auto que usted instruya a sus funcionarios que no utilicen los autos oficiales para concurrir al Palacio de Gobierno o la legislatura que en general no quedan a mas de 30 cuadras de los despachos.
Seria bueno dejar de ver a los autos estacionados en Avda de Mayo con logos de oficimas o ministerios que no quedan a mas de 10 cuadras del despacho. Caminar no esta mal y de ultima el Subte o Taxi todo lo soluciona.
Con respeto lo saluda Leandro Betbeze

unservidor dijo...

Comparto el primer comentario, y me preocupa que los que no tenemos plata para pagar un garage o tener una casa con cochera propia, terminemos pagando por tener el auto en la puerta. Si está estacionado no lo uso, o sea que no aporto al smog ni al infierno, pero ante una urgencia médica de la familia o unas vacaciones en carpa recorriendo el país, salgo al ruedo. No apoyo que se extiendan las zonas con estacionamiento pago... antes mi barrio (Palermo) era de casas bajas y calles adoquinadas... Ahora, a 100 mts ya se estaciona con tarjeta... ¿No podían evitar tantos autos con menos permisos para inmensas torres? Ni hablar de la real solución: descentralizar el país y construir un federalismo real.

Anónimo dijo...

Mmmmmmm... no, no estoy tan de acuerdo.
1ero. no tengo auto.
Estoy de acuerdo que los conductores parece ser que ganan puntos si superan los 100km en la ciudad o le pegan un filito a la gente como lo hacia la patrulla de Entel con Lalo Mir, pero eso para mi no justifica el desalentar al no uso del automóvil. Piense que hay mucha gente que hizo sacrificios para comprarse un auto, otros tratan de organizar su vida y esto los parte al medio... o simplemente pensemos en que estamos en un "free country" como lo diria el Tio Bush (cosa que no cumple).
No lo veo muy bien, pero como siempre digo: "donde manda Capitán, no manda marinero".
Gracias por leer.-
Javier S.H.