viernes, 20 de abril de 2007

Polo editorial

Amamos esta ciudad y queremos, desde las políticas públicas, en especial en el área cultural, crear todas las condiciones necesarias para celebrar nuestra vida en comunidad y poder disfrutarla a través de lo que nos entregan los artistas. Por eso creo que es fundamental emprender la construcción de un polo editorial en Buenos Aires, donde se puedan integrar las distintas actividades editoriales y los diversos servicios vinculados, como la creación de una biblioteca y una sala de actos abiertos a la comunidad. Presentarlo en la Feria del Libro fue muy gratificante para los que queremos tanto la lectura, porque con estos emprendimientos, además de surgir nuevos lectores, la vida cultural de la Ciudad se intensifica de tal manera que la comunidad entera se unifica para participar de un acto cultural que la engrandece. Lo mismo ocurrió hace unos días en la Noche de Librerías. Las letras se adueñaron de la capital y nosotros caímos rendidos a sus pies.
En una acción conjunta entre la Ciudad y el Gobierno Nacional, a través de la ONABE (Organismo Nacional Administración de Bienes del Estado), firmamos el acta acuerdo por el cual la ciudad de Buenos Aires emprenderá la construcción del polo editorial en la zona de la Paternal. El proyecto contempla –además de la instalación de varias editoriales- la construcción de depósitos, oficinas, parquización y varios servicios abiertos a la comunidad. No nos cabe la menor duda de que, además de promoverse la industria editorial, el barrio va a desarrolarse y salir beneficiado.

Foto de la Biblioteca Evaristo Carriego del sitio de la ciudad.

5 comentarios:

Marcos Iglesias dijo...

Innovadora propuesta para una ciudad que propone innovar. Una biblioteca más, es como una plaza más, gestionar por y para los libros es ganar un espacio verde para los sentimientos nobles y las buenas ideas.
Acá, una pastilla de Miguel de Unamuno

Leer, leer, vivir la vida
Miguel de Unamuno, 1953

Leer, leer, vivir la vida
que otros soñaron.
Leer, leer, leer, el alma olvida
las cosas que pasaron.
Se quedan las que quedan, las ficciones,
las flores de la pluma,
las olas, las humanas creaciones,
el poso de la espuma.
Leer, leer, leer; ¿seré lectura
mañana también yo?

Anónimo dijo...

es buena la propuesta, pero creo que hay que invertir en los barrios del sur, tan olvidados.

Rescatate dijo...

Feliciataciones por la inciativa, los porteños queremos leer!!

Gustavo dijo...

Siendo un lector empedernido, estaré aplaudiendolo el día que lo inaugure, y si no molestandolo hasta el día que lo inaugure.

Anónimo dijo...

Habiendo dos camaras gremiales editoriales en nuestro país, por qué este proyecto no incluye a ambas?