sábado, 14 de abril de 2007

Marca Ciudad

¿Puede una personalidad del prestigio de Toni Puig, creador de la marca Barcelona, venir a Buenos Aires para darse un baño revitalizador? Así lo dijo, y la verdad es que es para enorgullecernos. Es un honor que alguien con su capacidad, que posicionó a Barcelona como una de las ciudades con mejor calidad de vida de Europa, diga que Buenos Aires es una de sus ciudades favoritas en los diversos reportajes que le hicieron. Su modo de pensar y su trabajo para mí son una referencia importante. Especialmente en lo que tiene que ver con su visión acerca de la necesidad de reestablecer el vínculo roto entre gobernantes y ciudadanos. Me gusta mucho una frase suya publicada en un medio local: "La marca de una ciudad no debe ser como la de una empresa. Se trata de un valor republicano.

Imagen: Enrique Rodríguez

4 comentarios:

porteñoqueviveenBarcelona dijo...

Con todo respeto Telerman, Puig no "posicionó a Barcelona como una de las ciudades con mejor calidad de vida de Europa" tal como está ahí expresado. Lo que posicionó a Barcelona en el reconocimiento europeo es, justamente, su calidad de vida, infinitamente distante de la calidad de vida de los porteños. Lo de Puig tuvo mucho más que ver con la construcción de una marca-ciudad y en eso seguramente podrá contar su experiencia, sus consejos y demás, pero Barcelona nunca tuvo (y áquel que conozca algo de la historia de Barcelona sabe que el nunca fue nunca, quizá con un único paréntesis en la guerra civil) problemas sociales siquiera parecidos a los que tenemos desde hace décadas en Buenos Aires.

Julio F dijo...

Telerman

Si sumas a Toni Puig como asesor, tenes mi voto.
Lo genial es que el tipo comparta tan abiertamente sus experiencias y pensamientos. En el Borges dicto una charla en la que recomendo no salir corriendo a aplicar sus teorias.

Anónimo dijo...

Jorge: estoy cansado de que la ciudad le siga pagando a este vendedor de humos catalán.
Este carismatico "standup comic man" viene vendiendo soluciones mágicas a los latinoamericanos desde hace años. En Barcelona hace años que no lo ven trabajar. basta de chamuyeros internacionales.la ciudad se merece modelos propios.

Anónimo dijo...

muy buena nota!