miércoles, 14 de noviembre de 2007

Cárcel de Caseros

Esta mañana recorrimos las obras de demolición de la ex cárcel de Caseros y presenciamos la implosión del primer piso y la planta baja, última etapa de los trabajos.
Esta es una obra fundamental porque esta cárcel, una de las peores de la Argentina, ha sido uno de los símbolos más atroces de la injusticia, al albergar a cientos de detenidos políticos.
Pudimos cumplir con su demolición, objetivo que estuvo tanto tiempo postergado. Y a pico y pala, consensuado con los vecinos, para no perjudicar el medio ambiente.
En poco tiempo más, porque ese es el compromiso, habrá una escuela de música y un centro cultural con sala de espectáculos, exposiciones y talleres. Por último, se abrirá la calle Rondeau, entre Pichincha y Pasco. De esta manera se optimizará la factibilidad de desarrollo urbano, se eliminarán instalaciones que se han tornado incompatibles con el devenir de su entorno y se posibilitará el desarrollo barrial y la mejora de las condiciones ambientales.
Veremos vida, educación y esparcimiento donde antes había horror.

2 comentarios:

M=) dijo...

No muchos se van siendo queridos por la mayoría de las personas eso es algo que usted logró . Lo vamos a extrañar.besos.
=)M

Martín dijo...

Quisiera saber Sr. Telerman qué idea u opinión tiene sobre lo que puede llegar a ser la nueva gestión en Cultura a a partir del 10 de diciembre.
Es un tema que, creo, nos tiene muy preocupados a los ciudanos porteños.

Muchas gracias desde ya y mis felicitaciones por agregar un instrumento más para la participación ciudadana.


M.