martes, 7 de abril de 2009

Ferias y mercados: los aromas y sabores de nuestros barrios

Como buen apasionado de la cocina me gusta coleccionar diversas especias e ingredientes. Fanatizo con aromas como el del cilantro o el del ajo; además de los sabores que regalan un buen pescado o un auténtico guiso. Sin duda, los mejores lugares para comprar por calidad, variedad, atención y su particular entorno son los viejos mercados o centros de abastecimiento y las ferias itinerantes, denominadas comunmente como ferias barriales. Tenemos el Mercado de Productos Orgánicos (Federico Lacroze 4171), el de Nueva Pompeya (Saenz 790), el Mercado Comunitario Primera Junta (Rivadavia y Rojas), el hermoso mercado de San Telmo, entre muchos otros. Además contamos con la sesenta ferias itinerantes que recorren la ciudad de martes a domingo. Es muy lindo ver como los vecinos de cada barrio se concentran en torno a las plazas con sus bolsas y carritos. Me cautivan los colores, aromas y personajes que habitan cada una de las diferentes ferias de la ciudad. Durante mi juventud y, hasta hace algunos años, recorría todo el Mercado del Progreso, en Caballito. Pasaba varias horas tentado por la gran cantidad de delicias y por las charlas de los puesteros, fuentes inagotables de anécdotas porteñas.
Las ferias, que anteriormente eran las famosas ferias francas a las que me llevaba mi abuelo, trabajan de martes a domingo de 8 a 14 hs. Todos los puestos, según establece la ley, son atendidos por sus permisionarios. De esta manera se pudo evitar la rotación permanente de puesteros. Todas las ferias están habilitadas por el Ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad, que es el encargado de controlar la calidad de la mercadería, la higiene, los permisos, las libretas sanitarias, la exhibición de los precios y la precisión de las balanzas.
Sin duda cada fería o mercado representan un importante rincón de la ciudad y aporta a la convivencia, al diálogo y al disfrute del espacio público. Espero que las cuidemos para que sigamos disfrutándolas


Foto vía La Nación, Fernanda Corbani

12 comentarios:

jose dijo...

El mercado del Progreso es una masa!

Anónimo dijo...

Excelente nota Jorge.
Siempre caminando la ciudad y contandonos tus experiencias. Es un placer leerte, gracias

Nacho dijo...

Como te gusta morfar, eh?
Te veo con la bolsita de red haciendo las compras en la feria.

[ Urban Goddess ] dijo...

Qué lindo recorrido, Jorge! Gracias por el paseo mental :)
Besos!
Gaby.-

Anónimo dijo...

Hermoso texto. Muy nuestro, de nuestra ciudad.

Gracias Jorge por dejarnos entrar en su pequeño mundo cotidiano

Besos
Sandra

Anónimo dijo...

Hola Jorge,me gusta mucho los comentarios que hacès sobre los diversos temas de las ciudad de Buenos Aires,si bien vivo en Chaco viajo siempre allì y la verdad que un poco tarde lo digo pero te felicito por tu gestiòn y por decia del tema de los mercados y las ferias hacer un reconocimiento como los hiciste,saludosss

Agus dijo...

mmmmm la feria... recuerdo cuando mi mamá me llevaba a la feria de la vuelta de casa, un predio donde los puesteros ocupaban sus lugares, tiraban el pescado sobre una mesada con hielo o acomodaban los huevos para que queden perfectamente ubicados.... era increible

Anónimo dijo...

QUerido Jorge
Cuanto te necesita BUENOS AIRES!
Este desastre que hizo Macri no tiene nombre.
Esta toda la ciudad destruida.
Saludos

Nicolas dijo...

Sr. Telerman,

Pido perdón por expresar un comentario de política en este blog. Pero yo lo apoye durante su gestión en el gobierno de la ciudad. Me gustaría que pueda unir posiciones con el FPV.
Desde ya muchas gracias,

Nicolàs

Federico González dijo...

Estimado Jorge:
Me gustó la nota porque tiene la doble virtud de ser descriptiva e informativa, pero a la vez emotiva.
Al menos a mi me evocó tiempos lindos de infancia y barrio. Porque las ferias tienen ese olor y color.
Al margen: soy Federico González (Opinión Autenticada). Desde hace un tiempo -junto con Cecilia- tenemos preparada unas breves líneas que quisiéramos hacerte llegar, pero no sabemos adonde.
Por favor, si nos podés mandar algún dato de contacto te lo agadeceremos. Se trata de una palabras que quiséramos que pudieras leer.
Un abrazo.
Federico

Federico González dijo...

Estimado Jorge:
Nuevamente soy Federico González. Luego del mensaje que te envié recién me dí cuenta que los comentarios en tu blog están por vos moderados. De modo que la nota de la que te hablaba te la podemos enviar aquí. Acá va:

Estimado Jorge,

¿Cómo estás, después de tanto tiempo? Esperamos que andes bien.
A pesar del tiempo transcurrido y la distancia, siempre hemos tenido las ganas y la necesidad de tener una charla con vos.
Quizá debido a un cierto "exceso de fidelidad" hacia Mario Moldován, quien generó nuestro contacto con vos, en su momento no dimos ese paso necesario hacia un encuentro de balance y síntesis, a la espera de que fuera el mismo Mario quien lo propiciara.
De nuestra parte siempre quisimos hacerte saber que, al margen de no haber podido acertar en nuestra predición de aquella elección de 2007 (lo cual nos pesó y nos pesa), pusimos lo mejor nuestro en favor de tu campaña.
Y esto, no sólo por nuestro compromiso profesional con lo que hacemos, sino porque realmente creímos en tus ideas y nos contagió tu entusiamo. Y aunque lo tiranía y fugacidad del tiempo no dio mayores oportunidades, intuimos que además de un cliente-candidato habríamos encontrado en vos a un amigo y la guía de alguien que transmite sabiduría por su experiencia de vida.
Quizás en la vorágine de esos días de campaña agitada (y enturbiada por factores inherentes a la mezquindades de la política, que oportunamente señalaste) no se oyeron muchas de las ideas, señalamientos y advertencias que -desde nuestra labor con focus groups- les hicimos llegar. Aunque ahora pueda resultar anécdotico te contamos que hasta llegamos a diseñar toda una estructura discursiva de campaña, con la esperanza de que te fuera útil para el ballotage que no pudo ser.
En fin, queríamos hacernos presentes y decirte además que -si te interesa- podemos armar un compilado con todos los análisis que nos tocó elaborar en aquellos días (incluyendo esa "inédita campaña"). Tal vez, ese material tenga para vos alguna utilidad a la luz de una mirada retrospectiva desde el presente.

Bueno, esto es todo.
El material está a tu disposición y, por supuesto, contá con nosotros para lo que necesites.
Un fuerte abrazo y el mejor de los deseos para tus emprendimientos.


Cecilia y Federico, de Opinión Autenticada

noemi dijo...

Pocas personas pueden detectar cuáles son esos elementos vinculantes en el territorio urbano que hacen que la ciudad funcione como tal, y no como un simple conglomerado del cual se extrae dinero solamente. Al igual que los perfumistas, que son solo cuatro o cinco en el mundo entero, sabés detectar con extrema sutileza esos "aromas urbanos" que nos embriagan y convocan a todos por igual. En este caso, los mercados que son alhajas de la ciudad, pero también, todas esos pequeños espacios y lugares que cobraron vida y adquirieron valor cuando fueron parquizados durante tu gestión en la ciudad. Tienen por sobre todas las cosas un nuevo enfoque de uso del espacio público, no son sólo un oasis verde, o por el contrario, sólo una plaza seca, sino una equilibrada conjunción interactuante de elementos puramente naturales con aquellos que constituyen el equipamiento urbano. La ciudad necesita este tipo de intervenciones, y por lo tanto necesita personas como vos.